Cueva de Villaverde

Cueva de Villaverde

La Cueva de Villaverde es un extenso tubo volcánico de unos 190 metros de longitud que se bifurca y estrecha hacia el fondo, volviéndose prácticamente intransitable, y situado en un terreno volcánico dentro del pueblo de Villaverde, en el término municipal de La Oliva.

Se descubrió de manera casual, en 1979. Ha aportado una valiosa información para conocer mejor el modo de vida de los antiguos habitantes de la Isla, que ocupaban frecuentemente este tipo de formación natural para enterramientos o para otros fines diferentes.

La importancia del yacimiento viene definida por la ocupación de un espacio utilizado principalmente como vivienda, dividido por una serie de estructuras de piedra, posteriormente destinado a enterramiento, y por los numerosos restos materiales extraídos de él.

El área arqueológica, propiamente dicha, está situada en la parte occidental de la cueva. Ocupa una extensión de unos 16 metros y es de dimensiones irregulares, quedando separada del resto del tubo volcánico por dos gruesos muros de piedra seca y una abertura que sirve de paso entre ambas.

Dentro de este espacio se disponen una serie de construcciones en piedra y diversos amontonamientos del mismo material. Fue utilizada como habitáculo. Los materiales encontrados en ella -cerámica, restos animales, industria lítica y restos de hogar- así lo indican.

La presencia de fuegos en el área excavada, considerados algunos como hogares, refleja una de las actividades desarrolladas por el grupo humano que la habitó.

Por otra parte , se descubrió también un enterramiento. Se trata de un rito de inhumación doble de un hombre adulto y un niño de aproximadamente cuatro años de edad, depositados en una fosa oval poco profunda, delimitada por una alineación de piedras. Ambos cuerpos fueron colocados a la vez y estrechamente conectados, siendo enterrados posiblemente después de la ocupación de la cueva como vivienda.

Dónde está

  • Compatir en:

Blog: Lo más leído