hoteles Busca tu hotel:

Fecha de llegada:
calendar
Fecha de salida:
calendar

Folclore de Fuerteventura

Fecha de la última actualización 04-07-2012

De la música aborigen se sabe muy poco. Sus instrumentos eran muy pobres: rústicos elementos de percusión de pies y manos, collares sonoros con cuentas de caracoles marinos y conchas de lapas («cucharas de lapas»).

A partir de la Conquista se incorporaron nuevos instrumentos: panderos, triángulos, castañetas, raspadores de caña, etc...; y, posteriormente, guitarras, bandurrias, laúdes y timples.

El timple es el instrumento más representativo del folklore musical canario. También se conoce como «camellito» y consiste en una adaptación del guitarrillo ibérico, con barriga estrecha alargada y abombada por debajo. Puede variar, según la isla, el número de cuerdas y la afinación. Por último, otro instrumento cuya presencia se considera indispensable es el «forito» o acordeón.

Con los nuevos instrumentos se crearon nuevos cantos y bailes:

Isas: Se piensa que llegó a Canarias en el siglo XVIII. Deriva de la jota. En el baile, los hombres ejecutan sus movimientos llevando un palo del que cuelga en su extremo superior una tradicional mochila de lana.

Malagueñas: cantos lastimeros que hacen alusión, generalmente, al amor por la tierra o por la madre muerte. Es una derivación del fandango andaluz y llegó a las islas en el siglo XVIII, teniendo como peculiaridad la existencia de un estribillo coreado que aparece después de cada solista. El baile es, fundamentalmente, de solistas. El hombre maneja a la mujer, o las mujeres, en su evolución coreográfica.

Folías: es una de las representaciones folklóricas más queridas. Procede de una danza barroca que se hizo popular a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Se compone de dos partes de ocho compases cada una que se repiten con variaciones. El baile es ejecutado por una sola persona, la cual se acompaña de castañeta.

Seguidillas: como estrofa literaria se conocen desde mediados del siglo XV y como manifestación musical desde la época de los Reyes Católicos. De origen manchego, son cantadas por varios solitas (tantos como se quiera) en orden sucesivo y sin que medie entre uno y otro ninguna frase instrumental.

Sorondongos: su procedencia se remonta a un juego infantil del siglo XVI, y existen distintas versiones en Fuerteventura, Lanzarote, Gran Canaria y El Hierro. El baile se realiza en círculos de hombres y mujeres con una persona en el centro que desarrolla movimientos sencillos y se va turnando.

Sarandas: se trata de una creación reciente (años 70) pero que ha calado en la tradición majorera. El baile se desarrolla en torno a una saranda (apero de labranza que se utiliza para aventar el grano) que es sostenida en alto por un grupo de hombres y mujeres en orden, alternando e imitando los movimientos que se realizan en el campo.

Chotis. Baile de origen alemán se asentó en Fuerteventura y en La Palma, aunque en esta última isla se le conoce por Siote.

Mazurca. Originaria de Centroeuropa llegó a Canarias en el siglo XIX.

Polka. Presente en Canarias desde el siglo XIX, es de origen polaco. Sus letras tienen un doble sentido.

Berlina. Procede de Berlín y llegó a Canarias en el siglo XIX. En Fuerteventura sus letras son alusivas a anécdotas o a situaçciones curiosas ocurridas a personajes

Estos cantos y bailes se puede oír en acontecimientos especiales, como festivales culturales, en las fiestas populares que se celebran cada año en los municipios etc...

En las grandes fiestas hay grupos folklóricos (llamados también rondallas ) que representan a sus respectivas islas con los correspondientes trajes tradicionales.

Síguenos en: Facebook
Privacidad | Contacto | Publicidad